SEPARACIÓN JUDICIAL

Separación Judicial

La separación supone la ruptura de la convivencia conyugal, pero sin que se produzca la disolución del vínculo matrimonial que permanecerá en vigor hasta tanto no se produzcan las causas especialmente previstas para ello, como son el divorcio, la muerte o la declaración de fallecimiento de uno de los cónyuges.

La característica fundamental de la separación es la permanencia del vínculo matrimonial lo que tiene especial trascendencia si se produce la reconciliación de los cónyuges, que por ministerio de la misma vuelven a tener una situación de matrimonio pleno en los aspectos personales, aunque no en los patrimoniales.

Las medidas que se pueden regular son exactamente las mismas que en el proceso de divorcio, esto es la patria potestad de los menores, la guarda y custodia, el uso y disfrute de la vivienda familiar, la pensión de alimentos, los gastos extraordinarios, pensión compensatoria y una posible liquidación del régimen económico matrimonial.

La diferencia fundamental con respecto a la sentencia de divorcio consiste en que ninguna de las partes podrá volver a contraer matrimonio con un tercero, dado que el vínculo del matrimonio no ha sido DISUELTO, requiriendo para ello que se produzca el divorcio.

Si desea más información, le aconsejamos que entre el artículo que habla del divorcio con o sin hijos.

En Romero Gallo Abogadas, le asesoraremos sobre esta vía, siempre que previamente haya descartado la vía del mutuo acuerdo.