NO ME DEJAN VER A MIS NIETOS: RÉGIMEN DE VISITAS PARA LOS ABUELOS

  • Home
  • BLOG
  • NO ME DEJAN VER A MIS NIETOS: RÉGIMEN DE VISITAS PARA LOS ABUELOS
Régimen de visitas para los abuelos en caso de divorcio

En muchos casos, tras las rupturas de pareja, nos encontramos con que el progenitor custodio no facilita o en su caso no permite las visitas con los abuelos de la otra parte. En otras ocasiones, ambos progenitores obstaculizan toda relación de sus hijos con los abuelos.

A esto añadimos, que en procedimientos de violencia sobre la mujer, cuando se dicta una orden de protección, entre otras medidas se adopta la de suspensión de las visitas con el progenitor no custodio, encontrándonos en muchas ocasiones, con que la progenitora custodia evita todo contacto con la familia paterna, viéndose los abuelos sin poder relacionarse con los nietos durante años hasta que se resuelva la causa penal.

¿Cómo pueden solicitar los abuelos un régimen de visitas con sus nietos?

Para estos casos, lo más recomendable es que dichos abuelos interpongan un procedimiento de Régimen de Visitas a favor de los mismos.

El Juzgado en el que recaiga el procedimiento, evaluará cada caso de manera individual y tomará en consideración diversos factores, como el interés superior del menor, las relaciones previas entre los abuelos y los nietos, la disponibilidad y capacidad de los abuelos para cuidar de los menores, o si existe alguna causa o impedimento para llevarlo a cabo, entre otros.

Por tanto, el propio artículo 160 del Código Civil establece “No podrán impedirse sin justa causa las relaciones personales del menor con sus hermanos, abuelos y otros parientes y allegados. En caso de oposición, el Juez, a petición del menor, hermanos, abuelos, parientes o allegados, resolverá atendidas las circunstancias. Especialmente deberá asegurar que las medidas que se puedan fijar para favorecer las relaciones entre hermanos, y entre abuelos y nietos, no faculten la infracción de las resoluciones judiciales que restrinjan o suspendan las relaciones de los menores con alguno de sus progenitores.”

En general, se reconoce el derecho de los abuelos a mantener relaciones personales con sus nietos, siempre y cuando sea beneficioso para estos y no vaya en contra de sus intereses, o en el normal desarrollo de los menores.

Sin embargo, el ejercicio de este derecho no es absoluto y puede estar sujeto a ciertas restricciones o limitaciones, si se considera que pueden ser perjudiciales para los menores debido a situaciones de conflicto o violencia familiar.

En este tipo de procedimientos, es clave el derecho de los menores a ser oídos, siempre que tengan suficiente juicio, a los efectos de determinar los deseos de los menores y si estos deseos no interfieren en el interés superior de estos.

Es importante reconocer que el vínculo entre los abuelos y los nietos no solo brinda beneficios emocionales y afectivos, sino que también puede aportar estabilidad y enriquecimiento en la vida de los menores.

Por lo tanto, es fundamental considerar el interés superior de los niños en estas situaciones de conflicto y buscar soluciones que permitan mantener y fomentar la relación entre abuelos y nietos, siempre que sea beneficioso y seguro para los menores.