LEYENDAS URBANAS EN EL DIVORCIO: EL HOMBRE SIEMPRE TIENE QUE PASAR LA MANUTENCIÓN A SU EX MUJER

  • Home
  • BLOG
  • LEYENDAS URBANAS EN EL DIVORCIO: EL HOMBRE SIEMPRE TIENE QUE PASAR LA MANUTENCIÓN A SU EX MUJER
Manutención de la ex mujer en caso de divorcio

Es común que exista la percepción de que, en una ruptura de pareja, bien sea con existencia de matrimonio o no, el hombre sea el responsable exclusivo de proporcionar la pensión de alimentos o manutención a la ex cónyuge o a la expareja, por el hecho de ser hombre.

Pues bien, lo primero que debemos tener claro, es que, el abono de la pensión de alimentos por parte del progenitor, NO es una cuestión de género, de la que el hombre por serlo, está obligado a abonar.

La pensión alimenticia, se encuentra definida en nuestro artículo 142 del Código Civil, entendiendo como tal todo lo que es indispensable para el sustento, habitación, vestido y asistencia médica, así como la educación e instrucción del alimentista mientras sea menor de edad y aun después cuando no haya terminado su formación por causa que no le sea imputable, incluyendo finalmente los gastos de embarazo y parto, en cuanto no estén cubiertos de otro modo.

En resumen, la pensión de alimentos constituye los gastos básicos del día a día de los menores de edad y de los mayores no emancipados que carezcan de ingresos propios por causas ajenas a su voluntad.

Por tanto, quien tiene derecho a percibir los alimentos son los menores o mayores dependientes económicamente, y el ingreso de la misma se hará efectivo en la cuenta bancaria del progenitor custodio, que deberá administrar dicha pensión alimenticia cubriendo con ellas los gastos de sustento, habitación, vestido, asistencia médica, educación e instrucción contemplados en el art. 142 del Código Civil.

El hecho de que normalmente se piense que al hombre siempre le corresponda abonar la pensión de alimentos, es el resultado de una larga trayectoria en la que históricamente se otorgaba principalmente la guarda y custodia a la progenitora materna, motivo por el cual, el progenitor no custodio debía hacer frente a la misma. Observamos que no es una cuestión de género sino de a quien se le atribuya la guarda y custodia en el procedimiento correspondiente.

Tener en cuenta que ambos progenitores, tengan o no atribuida la custodia, tienen el deber de contribuir con los alimentos a los hijos comunes, si bien, será el no custodio/a el que tenga que hacer dichos abonos al otro/a progenitor/a por lógica, ya que es con quien residen.

En cuanto al cálculo de la cuantía correspondiente de pensión de alimentos, la misma será proporcionada al caudal o medios de quien los da y a las necesidades de quien los recibe, tal y como establece el artículo 146 del Código Civil, es decir, se tendrán en cuenta los ingresos de ambos progenitores obligados al pago, así como de las necesidades de los hijos comunes, llamado esto último el criterio de proporcionalidad.