INDEMNIZACIONES EN RÉGIMEN DE SEPARACIÓN DE BIENES

Conforme se establece en nuestro Código Civil, el régimen económico que regirá el matrimonio será el que los cónyuges estipulen en capitulaciones matrimoniales de conformidad con lo establecido en la ley, siendo 3 los regímenes que se regulan en la misma: el de sociedad de gananciales (artículos 1.344 y siguientes), el de separación de bienes (artículos 1.437 y siguientes) y el de participación (artículos 1.411 y siguientes).

En cuanto al régimen de gananciales, supone que se hacen comunes para ambos cónyuges las ganancias obtenidas o las deudas contraídas indistintamente por cualquiera de ellos, atribuyéndoseles por mitad al disolverse la sociedad.

En cuanto al régimen de separación de bienes, supone que pertenecen a cada cónyuge tanto los bienes que tuvieran en el momento de iniciarse el régimen como los que se adquieran después por cualquier título, correspondiéndoles en consecuencia a cada uno de los esposos la administración, goce y libre disposición de cada uno de sus bienes.

Y por último en el régimen de participación, supone que uno de los cónyuges adquiere derecho a participar en las ganancias obtenidas por su cónyuge durante la vigencia del régimen.

Si los cónyuges en el momento de la unión en matrimonio, no pacta un régimen específico en capitulaciones matrimoniales entre los cónyuges, se aplicará por defecto el de la sociedad de gananciales el que rija, salvo en algunas comunidades autónomas.

Si el régimen pactado por el matrimonio es el de separación de bienes, en virtud del artículo 1.438 del Código Civil, regulado dentro del régimen de separación de bienes, se establece que “Los cónyuges contribuirán al sostenimiento de las cargas del matrimonio. A falta de convenio lo harán proporcionalmente a sus respectivos recursos económicos. El trabajo para la casa será computado como contribución a las cargas y dará derecho a obtener una compensación que el Juez señalará, a falta de acuerdo, a la extinción del régimen de separación”.

Esto es, aunque en el régimen de separación de bienes los cónyuges mantienen su independencia patrimonial, existen circunstancias específicas en las que la legislación española contempla la posibilidad de que la esposa pueda recibir una indemnización en caso de disolución del matrimonio, en casos en los que la esposa haya contribuido significativamente al sostenimiento del hogar, dedicándose a las labores domésticas y al cuidado de la familia.

Así para poder acceder a dicha indemnización es necesario que se haya establecido la separación de bienes como régimen del matrimonio, siendo como indica el artículo 1.438 del Código Civil que ambos están obligados a contribuir al levantamiento de las cargas del matrimonio, no siendo necesario que la aportación sea económica sino que puede contribuirse con el trabajo doméstico (trabajos en el hogar, atención y cuidado de los hijos…), por lo que el trabajo para la casa es considerado una forma de contribución a las cargas del matrimonio y sería título para obtener dicha compensación al finalizar el matrimonio.

Ahora bien, para que dicha compensación tenga lugar, la contribución a las cargas del matrimonio mediante el trabajo para el hogar debe realizarse de forma exclusiva, con dedicación plena a dichas tareas, no pudiendo compatibilizarse con el desempeño de una actividad profesional fuera del hogar familiar y que dicha contribución se haga de forma gratuita sin que se perciba salario alguno a cargo del patrimonio del otro cónyuge.

En conclusión, cada cónyuge ha de contribuir al levantamiento de las cargas familiares en la manera que mejor pueda, siendo que el trabajo para el hogar se admite como forma de contribuir a las mismas y por tanto como título para obtener una compensación económica por aplicación del artículo 1.438 del Código Civil una vez que se disuelve el vínculo matrimonial.