EJECUCIÓN POR INCUMPLIMIENTOS DE CONVENIO O SENTENCIA CONTENCIOSA

En ocasiones, una de las partes obligadas, bien por imposibilidad o no, deja de cumplir las resoluciones judiciales dictadas en procedimientos de familia. Es necesario recordar que las resoluciones judiciales nacen para ser cumplidas.

Esta situación deja a una de las partes, ante una indefensión ya que no ve cumplidas las pretensiones que obran a su favor en la resolución judicial.

Pues bien, es fundamental proteger los derechos y garantías de los miembros de una familia, especialmente en situaciones de divorcio, separación o nulidad matrimonial, donde se establecen medidas que regulan aspectos como la custodia de los hijos, el régimen de visitas, la pensión alimenticia, entre otros, la ley nos permite asegurar el cumplimiento de estas decisiones judiciales a través del procedimiento judicial de ejecución.

Este procedimiento de ejecución es el mecanismo legal mediante el cual se busca forzar el cumplimiento de una sentencia judicial que establece medidas en un proceso de familia. De tal forma que las causas más comunes que pueden motivar la interposición de un procedimiento de ejecución en el ámbito familiar son:

  1. Incumplimiento de la pensión alimenticia: Cuando una de las partes no cumple con la obligación de pagar la pensión alimenticia establecida en la sentencia judicial.
  2. Incumplimiento del régimen de visitas: Si uno de los progenitores no permite el derecho de visita al otro progenitor según lo establecido en la sentencia.
  3. Incumplimiento de las condiciones de uso de la vivienda familiar: En casos donde se establece el uso exclusivo de la vivienda familiar a favor de uno de los cónyuges y este se niega a abandonarla o bien introduce a terceras personas (por ejemplo, la nueva pareja) en el mismo habiéndose otorgado el uso y disfrute a los menores.
  4. Incumplimiento del régimen de custodia: Cuando el progenitor al que le ha sido otorgada la custodia la incumple dejando el cuidado de los menores a terceras personas de manera constante.
  5. Impago de deudas o hipotecas compartidas que fueron acordadas.
  6. Incumplimiento en el pago de gastos extraordinarios de los hijos.

El procedimiento de ejecución, se inicia con la interposición de una demanda al Juzgado que dictó la resolución que se pretenda hacer cumplir, especificando el incumplimiento de la sentencia, aportando las pruebas pertinentes y necesarias y solicitando las medidas necesarias para su cumplimiento.

Una vez que el Juzgado haya admitido a trámite dicha petición, y una vez haya examinado la misma y comprueba que cumple con los requisitos legales, la admitirá a trámite y notificará a la parte demandada para que se pronuncie al respecto.

La parte demandada podrá cumplir voluntariamente con lo que se solicita, lo que pondrá fin al procedimiento o bien oponerse a dicha demanda de ejecución por las razones que entienda y que deberá justificar debidamente.

Si dichas razones no son admitidas, dependiendo de la ejecución de que se trate, esta conllevará unas consecuencias. Así, si la ejecución consiste en reclamación dineraria por pensiones alimenticias, el Juzgado puede ordenar multas, retención de salarios e incluso el embargo de sus bienes para garantizar el cumplimiento de las medidas establecidas, además de la posibilidad imponer medidas coercitivas, como multas periódicas, o incluso la modificación de la guarda y custodia de los hijos, en casos extremos.

En conclusión, el procedimiento de ejecución es un recurso legal fundamental para garantizar el cumplimiento de las decisiones judiciales y proteger los derechos de las partes implicadas. Es importante contar con el asesoramiento de profesionales del derecho para llevar a cabo este proceso de manera adecuada y eficaz, asegurando así la protección de los intereses de todos los involucrados en el procedimiento de familia.